BLOGGER TEMPLATES AND TWITTER BACKGROUNDS

lunes, 27 de diciembre de 2010

“Siempre lo soñé”, por Fernanda Sarmiento

“Siempre lo soñé”
Fernanda Sarmiento
De chica siempre soñé con ser “una Maestra”, cuando me iba a dormir, en mi cabeza, me imaginaba dando clases, escribiendo en el pizarrón, corrigiendo y demás, hasta ese momento solo eran pensamientos que daban vueltas en mi mente… Pero hoy puedo decir que estoy a pasos de cumplir mi sueño.
Me encuentro en 3° año, casi en 4° año de la Carrera Profesorado en Educación Primaria. Si bien este año debería haber hecho las Prácticas, no pude hacerlo por una materia. En un principio este retraso me frustró, pero después me di cuenta que todo tiene su tiempo y un porqué.
De todos modos en esta memoria puedo contar una experiencia que tuve dentro de un aula con un grupo de alumnos.
Me anoté para hacer el Operativo One, el cual consiste en tomar evaluaciones en todos los niveles. A mí me toco 3°grado de la Escuela n°77 de Villa Caraza, una escuela sumamente humilde por la comunidad que la concurre. Tuve que ir 4 días, en cada día se tomaba un área diferente, primero Matemática, segundo Lengua, tercero Cs. Sociales y por ultimo Cs. Naturales. Cuando llegué fui muy bien atendida, hasta que me pidieron, la directora y la maestra, que les mostrara la prueba. Ellas se sorprendieron por el nivel de las evaluaciones, además me comentaron que no la iba a poder realizar porque la mayoría no sabía leer ni escribir.
Dentro del grado con los chicos me sentí segura y contenta, aunque la maestra previamente me había dado una descripción de cómo era el grupo, por ejemplo, que los lunes muchos alumnos faltaban ya que los domingos cartoneaban. Me señaló a Luciano, él tiene 8 años, pero desgraciadamente se droga con Poxirrán. La verdad me impresionó mucho y me puso muy triste, y más aun cuando me di cuenta que en ese 3°grado había nenes hasta de doce años que no sabían ni siquiera como empezaba la palabra piedra.
Pero, en fin, esta es la realidad que se vive, con tantas diferencias entre unos y otros. Y hay algo que también me llamó la atención “La Maestra”. Si bien parecía tener buen dominio con su grupo, no vi mucha dedicación hacia sus alumnos, y de eso me di cuenta cuando los chicos, a pesar de que les costaba escribir y comprender, nunca se daban por vencidos y preguntaban e insistían a ver si lo que hacían estaba bien.
Cuando terminé los 4 días me fui, en parte feliz y en parte triste, triste por ver esa realidad y además porque realmente me había encariñado con la mayoría de los chicos y ellos querían que siga yendo; y feliz porque me llevé muchos abrazos y besos, y una seguridad inmensa de que lo que estoy estudiando es lo que realmente me gusta y siento que ese sueño que de chiquita anhelaba tanto, de a poco se está haciendo realidad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario