BLOGGER TEMPLATES AND TWITTER BACKGROUNDS

lunes, 27 de diciembre de 2010

Memoria docente, por Silvina Gomez

MEMORIA DOCENTE

Todo comenzó el día que la docente de segundo año del primer ciclo de la escuela Nº 8 de Gerli me dio los temas que tenía que preparar para la práctica.
Cuando empezamos las observaciones todo parecía estar bien pero la maestra mostraba un poco de indiferencia hacia nosotras. Cuando terminamos las observaciones le preguntamos que temas a íbamos a dar, así lo empezábamos a preparar, realmente el tema de mi compañera no lo recuerdo, pero a mi me dijo que como la semana de la práctica era la del 9 de julio el tema iba a ser la Declaración de la Independencia. Busque información, le pedí ayuda a cuanta maestra conozco, le dije al profesor Elías si me podía ayudar, le comenté a la profesora de práctica lo que tenía en mente y le encantó, todo iba sobre rieles, ya lo tenía casi listo, solo me faltaba buscar la fundamentación teórica.
De todas maneras teníamos que ir a buscar los temas prosiguiendo un acto formal.
Ya empezamos mal, cuando no pudimos ir a buscar los temas en la fecha estipulada porque me enfermé, “bronquitis”, y el médico me prohibió ir a la escuela y tener contacto con los nenes, como ella no nos dio ningún teléfono ni mail no pudimos comunicarnos y avisarle.
Entonces fuimos una semana después, ya su cara no era la más agradable, cuando llegamos lo primero que nos dijo porque no habíamos ido, cuando le conté me pidió certificado médico, que por supuesto lo tenía. Cuando nos dio los temas era una hoja de cuaderno con los contenidos que teníamos quedar, cuando se había acordado con la directora y la profesora de práctica que nos tenía que dar la secuencia didáctica.
Yo no quiero imaginar mi cara cuando agarré la hoja y veo que me había cambiado el tema, ahora tenía que dar: “el rol del hombre, la mujer y los niños en la época colonial” hasta llegar a la familia de esa época y compararla con la familia actual, con lo que implica ese tema hoy, donde la diversidad en las familias pueden traer algunas complicaciones, es un tema muy difícil de abordar con nenes tan chiquitos.
Les puedo asegurar que la sensación fue el derrumbe de las torres gemelas, todo lo que había buscado, todo lo que tenía preparado no servia para nada.
Salí de la escuela con ganas de llorar, no hablaba, y lo único que pensaba era lo que tenía que preparar, mi compañera pobre trataba de consolarme, igual con ella no fue muy generosa con el tema que dio.






Ese mismo día, a la noche, tenía clases con el profesor Elías, le conté el cambio de tema, de inmediato me fue tirando un montón de ideas.
Después del recreo, la veo a la profesora de práctica y le cuento lo que había pasado, no lo podía creer, trato de minimizar el problema para no fomentar mi bronca. Le cuento lo que se me había ocurrido en el transcurso de las dos horas que estuve con Elías y le gusto mucho, corrigió algunas cosas y me dio algunas ideas, en ese momento me tranquilicé. Ahora que ya pasó la práctica y que aprobé, me doy cuenta que pude resolver la situación mejor y mas rápido de lo que me hubiera imaginado, bueno, bien dicho el refrán que dice “no hay mal que por bien no venga”, al final este problemon me sirvió para darme fuerza y seguridad.
Bueno cuando yo creía que estaba todo encaminado, empiezo a buscar y hacer los dibujos para el rotafolio, pero la cosa se complicó porque Julieta mi hija mayor se iba a Bariloche, y lo que eso implica no solo en todo lo que tenía que preparar sino siempre hay algo que salir a comprar y la preocupación y el miedo que todo padre tiene ante la separación de un hijo, pero como si fuera poco faltaba la frutilla del postre, Luciana mi hija menor me volvió loca llamando la atención. Mi casa estaba llena de adolescentes amigos de mi hija que venían despedirla
Mientras yo dibujaba, pintaba, pegaba y recortaba, mi cabeza iba a mil por horas pensando en el temible lunes que iba a enfrentar una clase por primera vez, todo esto me llevó mucho tiempo porque tuve que calcar todos los dibujos ya que no soy muy buena dibujando.
Pero bueno salí bastante bien de la situación y pude dar la práctica, los chicos se engancharon muy bien y nada pudo borrar las caritas de alegría cuando vieron los dibujos, obviamente la docente no dijo nada de todo mi trabajo, creo que se olvido que alguna vez estuvo en mi lugar.
Mientras escribía la bitácora puse que me dio mucha bronca porque había trabajado mucho y nadie había venido a ver mi trabajo, ya que la profesora de practica nunca fue a observarme y la docente a cargo del grupo mientras yo daba clase se fue a tomar un café a la cocina, pero una profesora muy joven que tuve en un taller me hizo dar cuenta que estaba equivocada, mucha gente pudo apreciar mi trabajo y todo lo contrario a lo que yo pensaba muchos vieron mi trabajo y mi esfuerzo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario